ARTÍCULO 3

El uniforme

El lugar de entrenamiento

El respeto

el saludo

Katas – Series – Secuencias

Sobre el Respeto

Antes de hablar de este concepto, entré en Internet escribiendo la palabra “respeto” en el buscador y utilizando el “copiar y pegar”, recuperé lo siguiente:

————— desde aquí —————-

Concepto de respeto: La palabra respeto proviene del latín respectus y significa “atención” o “consideración”. De acuerdo al diccionario de la Real Academia Española, el respeto está relacionado con la veneración o el acatamiento que se hace a alguien. El respeto incluye miramiento, consideración y deferencia. Por otra parte, mirar a algo o alguien con respeto también puede hacer referencia al temor o al recelo. Por ejemplo: “Al mar hay que tenerle respeto, ya que puede ser peligroso”.

El respeto es un valor que permite que el hombre pueda reconocer, aceptar, apreciar y valorar las cualidades del prójimo y sus derechos. Es decir, el respeto es el reconocimiento del valor propio y de los derechos de los individuos y de la sociedad.

El respeto no sólo se manifiesta hacia la actuación de las personas o hacia las leyes. También se expresa hacia la autoridad, como sucede con los alumnos y sus maestros o los hijos y sus padres.

El respeto permite que la sociedad viva en paz, en una sana convivencia en base a normas e instituciones. Implica reconocer en sí y en los demás los derechos y las obligaciones, por eso suele sintetizarse en la frase “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”.

————— hasta aquí —————-

En las “artes marciales” (prácticamente en todas), el respeto al Maestro suele mostrarse con un saludo. En la mayoría de los casos, el mismo “lenguaje corporal” nos dice que dicho saludo implica además de respeto, “sumisión”.

Aunque existen diferencias entre las artes marciales chinas y las japonesas, el Karatedo (arte marcial japonés), lo expresa con una “inclinación de todo el cuerpo”. El grado de inclinación aumenta con la categoría del Maestro, llegando a realizarse incluso en la posición de “Seiza” (sentado en el suelo sobre las piernas).

Además del tipo de saludo y del grado de humildad que pueda representar a simple vista, la “actitud repetitiva” de este gesto a lo largo de una sesión de entrenamiento, lleva (desde el punto de vista de TAI ZEN KAT) a desvalorizar su esencia y significado. Para que esto no ocurra, deberíamos dedicarle el tiempo suficiente a la realización del saludo, siempre con la mente concentrada en el gesto y en lo que el acto en sí mismo implica.

La conclusión, es que el acto del saludo ha de reservarse para momentos muy especiales de la clase y eso sí, hacerlo con la forma y actitud correctas.

Cuando el Maestro (en el caso de TAI ZEN KAT “el Instructor”) realiza una corrección al alumno, basta y sobra con un “gracias”, para que quede patente el reconocimiento por parte del alumno de la buena intención del Instructor así como a su experiencia en la materia que imparte. Si además, ese “gracias” (en vez de un potente bocablo japonés, que suene al ¡SEÑOR! ¡SÍ! ¡SEÑOR! de las películas americanas) lo expresa con una sonrisa y mirando a los ojos de quien solo ha pretendido ayudarle, (en vez de inclinarse ante él), de seguro será mejor acogido por el Instructor y estará creando un “hábito social” que le ayudará a compartir energía positiva con los demás.

En TAI ZEN KAT, el respeto debe estar basado principalmente en “LA CONFIANZA”.