ARTÍCULO 4

El uniforme

El lugar de entrenamiento

El respeto

Katas – Series – Secuencias

katas

Secuencias enlazadas - Katas de Karate - Series de Taichi

Las Series Enlazadas o Tablas de Ejercicios de TAI ZEN KAT, solo son un medio de introducción en este arte del movimiento y son practicadas tanto en solitario como en grupos, con la intención de que el adepto conozca a fondo el significado y la aplicación práctica de todas sus técnicas. Dado que no serán exigidas para ningún tipo de examen, su aprendizaje no es obligatorio.

Con el tiempo, la práctica y la experiencia, el adepto será capaz de crear sus propias tablas de ejercicios. En TAI ZEN KAT, no se trata de copiar sin más, sino de entender y extraer los conocimientos que poco a poco serán adaptados a las cualidades del practicante.

Equivalentes a los/as Katas de Karatedo, están las Series de Taijiquan. Siendo practicante más de las de las primeras (50 años) que de las series de Taijiquan, me atrevo a dar mi opinión personal sobre el tema.

Es muy abundante la documentación que sobre este tema podemos encontrar en Internet; que como siempre, puede ser más o menos fiable según la fuente. De cualquier forma, una corta definición del término “Kata” nos puede ayudar como introducción.

La palabra Kata se traduce por “forma”. Dependiendo de la calidad de ejecución del mismo, el espectador casi puede ver a los adversarios imaginarios que luchan contra quien lo realiza. El dinamismo, la velocidad explosiva, el sentimiento, la calidad técnica de sus movimientos, la concentración, así como el espíritu de la mirada, hacen que el espectador se sobrecoja aun sin entender nada de lo que está sucediendo.

Este preciado regalo que hemos recibido en herencia, es fruto del esfuerzo y la intuición de los antiguos Maestros, que todos los Instructores llevamos transmitiendo durante décadas en todo el mundo.

Ahora, tratemos el tema desde otra perspectiva…

Estos maestros eran seres humanos, con las motivaciones sociales de su época, así como personales, que tenían características únicas (como el resto de nuestra especie).

Cada Maestro tenía sus Katas; (supuestamente adaptados a sus propias cualidades físicas) que pretendían el desarrollo de diferentes objetivos; tal vez por esto, existan tantos Katas.

Según algunas fuentes, muchos secretos fueron camuflados entre las secuencias de movimientos que componían dichos Katas; pero si esto es cierto, muy bien camuflados deben estar, pues yo aún no los he descubierto…

Lo cierto es, que esta “herencia” ha pretendido ser “inmutable” en su transmisión, siendo pocos los Maestros que se han atrevido a realizar cambios sustanciales en las técnicas que componen el Kata. También fueron pocos (al principio) los que se atrevieron a explicar la utilidad práctica de cada secuencia, dejándola a veces a la libre interpretación del practicante, que a través de años de práctica, llegase a intuir su verdadero significado. Esto hace, que nos quedemos perplejos cuando observamos en una demostración o examen de grados, las grandes diferencias entre unos y otros, respecto a la “aplicación práctica” de las técnicas, a lo que en Karate se llama “bunkai”.

Tal vez la gran sabiduría de los Maestros antiguos, no pasó por alto el hecho de que con el tiempo, el grado de confusión sería tal, que cada cual se vería obligado a realizar su propia búsqueda, obteniendo así un sin fin de diferentes posibilidades, que terminasen por enriquecer el Arte. A este respecto, quiero recordar con cariño, al Gran Maestro “Kase”, que cada vez que impartía un curso de Katas, nos deleitaba con las múltiples aplicaciones de una misma técnica o secuencia; “un manantial inagotable de conocimientos”.

Es una lástima, que después de su muerte, muchos de sus seguidores sigan “imitando su forma”, en vez de oír sus sabios consejos sobre adaptar la técnica a la persona y no al contrario.

El Karate puede ser un “arma de doble filo”; si no lo optimizas y adaptas a tus cualidades, puede hacerte más daño que beneficio. Siempre dije a mis antiguos alumnos, que el Karate que nos enseñaron los Maestros japoneses era el “Karate de la guerra”, donde entrenabas hoy para sobrevivir mañana.

Los tiempos han cambiado y lo cierto es que los conocimientos sobre muchos temas (incluyendo los relacionados con las estructuras y la genética del ser humano) han dado un salto sustancial. Sería de irresponsables hacer caso omiso a las conclusiones y resultados estadísticos. Muchos son los Maestros de Karate que llegaron a una vejez colmada de dolores tanto como de satisfacciones; tal vez fuese el tributo a pagar por ser personas admiradas y respetadas por todos…

Lo cierto es que tanto en Karate como en todo hay que evolucionar si no queremos que la sabiduría heredada desaparezca. La transmisión de los Katas en la antigüedad, no contaban con las cámaras de alta definición que tenemos actualmente ni con las posibilidades de estudio de esta época.

El estudio de “los clásicos de la literatura” son sin duda fuente de inspiración para los estudiantes de esta sociedad actual, así como los primeros automóviles lo fueron para los que hoy en día podemos disfrutar.

Conclusión “personal”:

Los Katas antiguos no deben ser olvidados; pero tal vez deberían ser más “fuente de inspiración” que el pan nuestro de cada día…